Sin categoría

Café Tacuba en Malasaña

Café Tacuba en Malasaña
Escrito por root

Café Tacuba cabe en cualquier lugar. Podrían volver loco a un operador de una tienda de discos que tenga que tomar la decisión de en qué estantería poner sus discos -caben desde Pop-Rock hasta World Music, pasando por Electrónica- y también hacerle la tarea gratis a cualquier organización de festivales: caben en el Festival de Jazz de Montreux, en Coachella, en Rock in Río (¿Qué no cabe en Rock in Río?), pero también en el Taboo, un garito con encanto cañero y con aforo para 400 personas en el corazón de Malasaña.

“¡Es como cuando tocábamos en el LUCC, o en el Bar Nueve” Rubén se remontó a las épocas antreras de los tacubos, que supieron leer al público, entregado desde que hacía una hora extra de cola en la calle de San Vicente Ferrer, y que más que acudir a un concierto se teletransportó a cualquier tugurio ochentero de Insurgentes. “Este es el Bar Tacuba”, remató.

En poco más de cuarenta minutos dosificaron todas sus nuevas propuestas y una vez cumplidos los compromisos, se arrancaron con cerca de dos horas delirantes de “avalancha de éxitos”, al grado de alentar al público a que hiciera sus peticiones, a que se subieran al escenario a bailar y a bajar bodysurfeando, aunque era difícil distinguir quién estaba y quién no en el escenario. Días antes, en su actuación en el Second Life de Arganda, el propio Rubén invitó al público a que atendiera al escenario en lugar de mirar las pantallas gigantes a la voz de “esto es real”

Conciertos así sirven para cuestionar aún mas la industria del festival masivo. Se entiende que el concierto del Taboo fué más un divertimento improvisado para Café Tacuba, y que el grupo cruzó el charco para tocar en Rock In Río, con lo que podrán pagar todas las facturas del resto del año.

Pero si todavía es posible ver a un grupo de su entidad con entradas de 15 euros, y poder ver el concierto acodado en una barra a 5 metros del escenario, con una calidad acústica que sólo pueden asegurar un recinto enano, no me cabe en la cabeza pagar un dineral por ir a un terregal infecto a ver pantallas gigantes de vídeo que emiten música distorsionada. No señor, yo no quepo ahí.

PD: Estoy preparando un vídeo del concierto, así que regresen pronto.

About the author

root

4 Comments

  • A mí me parece bien que haya festivales masivos y conciertos de estadio, no es lo que más me gusta, pero también he disfrutado en ellos fundiéndome en una masa de miles de personas. Al margen de la industria, lo que yo cuestiono es la actitud de parte de los grupos en sus actuaciones en vivo. Es buena época para la música en vivo, parece que hoy se paga lo que se pida y hay precios más que abusivos. Al margen de lo que sean cachés, impuestos, managers y tal, los conciertos hay que currárselos. Pagamos 40 ó 50 euros por una entrada y dos horas de concierto nos parecen un regalo; sale la banda, toca, saluda, tiran baquetas y púas y ya. Debo decir que no es lo común en la mayoría de conciertos que haya ido, mucha gente se lo curra, pero éste concierto de Cafeta me hizo pensar en ciertas diferencias. ¿Cuántos grupos con su trayectoria se molestan en sacar una fecha extra para tocar en un garito en medio de una gira de festivales? ¿Qué necesidad tienen de tocar en un lugar así, donde seguro no tenían 100 pares de toallas blancas en el camerino, agua Evian, flores frescas cortadas ese mismo día y qué se yo qué otras cosas accesorias a la música? Todos los grandes dicen que echan de menos tocar en lugares pequeños, pero pocos hacen el esfuerzo, pero poder, hemos visto que se puede. Y qué ganas le pueden quedar a Rubén de dejarse sobra prácticamente por todos y cada uno de los asistentes, hacerte fotos en medio de una canción, tras 20 años de carrera y miles de conciertos? Supuestamente, pocas. Pero ahí estuvieron los cuatro dos horas y media casi con un concierto a medida… qué quieres escuchar esta canción, la tocamos; que quieres subir al escenario, sube, que me tocas, que fotos, que canto contigo, q no dejo de darlo todo ni un solo minuto… El concierto de Taboo fue muy grande, yo nunca ví una cosa así en un grupo de su estatura… Grande Tacvbos!

  • Soy Tacvbo de corazón, acá en México, en nuestro Distrito Federal (nuestra ciudad capital) fueron capaces de convertir la plancha del zócalo en una masa humana de más de 150mil almas, estos señores son quizá la exportación musical más folklórica y representativa de México, orgullosos estamos de ellos.

    A estos señores lo que los engrandece es lo más puro y transparente que le pudiera pedir un seguidor (fan) como yo… y eso es llánamente su sencilles, son a tal grado tan sencillos que jamás negarán una firma, una foto o una invitación a un bar de cupo de 50, 100, 400 personas, su talla internacional es lo de menos, sí… en efecto han estado hasta en Japón, europa pero nunca olvidan esos bares (pues de ahí nacieron) y para mí eso es de admirarse y respetarse. No han dejado que la mercadotecnia los mute pues siguen siendo ellos El Café Tacvba de siempre tan grandes como siempre, tan pero tan grandes que son REALES, que se pueden alcanzar.

    Me da un poco de celos, pero jamás me podría dar envidia ver videos como estos donde nisiquiera hay seguridad, que puedes estrechar sus manos, sentir esa energía tan cerca… Acá en México eso sería imposible pues en cada concierto cada asistente quisiera llevarse un pedacito de cada Tacvbo, pues son como de nuestra familia, son entrañables.

    Larga Vida al Café Tacvba, Larga Vida a Los Tacvbos.

    PD: La página que puse es realmente mía, poseo ese dominio tan especial para mí.
    http://www.cafetacvba.com.mx

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.