El Cañonazo Las TermóPilas

Hagamos Contenidos Sostenibles – TedX León

FullSizeRender

Con la charla titulada Hagamos Contenidos Sostenibles tuve el gusto de participar en la edición 2017 del TedX León, que se llevó a cabo el día 17 de noviembre de 2017 en el Auditorio Ciudad de León.

A continuación dejo el video y texto de la charla.

Hagamos Contenidos Sostenibles.

Hola, mi nombre es Roger Casas-Alatriste y soy un generador de basura cibernética.

Hace 10 años salió a la venta el primer smartphone.

En una década, estas maquinitas superpoderosas han cambiado el mundo en muchos aspectos: sociales, culturales, económicos y políticos.  Y también nos han cambiado a nosotros como personas.

Llevamos 10 años generando contenidos digitales de forma cotidiana.  

Tenemos en nuestras manos móviles equipados con cámaras y micrófonos, que están conectados a internet todo el tiempo. Nos hemos acostumbrado a subir textos, fotos, audios, videos de forma constante.

Por ejemplo ¿Cuántos de ustedes no han subido nada el día de hoy? Ni un tuit, ni un whatsapp… Pues siento decirles que la mayoría de los contenidos que publicamos o enviamos son completamente irrelevantes. Los subimos porque podemos hacerlo, por aburrimiento, pero sobre todo porque nos nos urge ser visibles

Nos urge ser visibles.

Esta compulsión por publicar cosas todo el tiempo responde en mayor parte a la necesidad de calmar nuestra ansiedad por obtener likes, que por el contar algo que realmente importe.

La generación de contenidos se ha convertido en un gran círculo vicioso: entre más contenidos subimos, necesitamos publicar con mayor frecuencia para poder ser visibles en medio de la avalancha de contenidos que nosotros mismos estamos creando.

En estas redes saturadas de contenido los usuarios quieren más más y más, en lugar de mejor, mejor y mejor.

Y todos somos responsables. Por ejemplo:

  • Primero, las plataformas que “premian” a los usuarios que más generan y a quienes más seguidores tienen. Los niños de hoy no quieren ser astronautas, quieren ser Youtubers.
  • Después las personas, que además de publicar cosas todo el tiempo, estamos revisado cada minuto lo que la demás gente publica
  • Pero también lo son los medios de comunicación que generan titulares-carnada para generar tráfico así como los Canales de televisión que producen series o películas para rellenar parrillas o catálogos infinitos de programas olvidables.
  • Y por último las Marcas que dicen producir contenidos para generar “engagement” aunque muchas veces no hacen más que anuncios disfrazados de historias que nadie quiere ver.  

Así, entre todos producimos unos 2.5 Exabytes de datos cada día, lo equivalente a 530 millones de canciones o 90 años de vídeo en alta definición.

Generamos contenidos por encima de nuestras posibilidades.

Sin embargo, no somos muy conscientes de esto. Principalmente porque esta ciberbasura no se amontona en el portal de nuestra casa, no huele mal, no nos estorba.  O al menos eso creemos, porque es basura bonita:

Abrimos Facebook y nos encontramos con miles de fotos muy bien filtradas de las vidas ideales que nuestros “amigos” han querido “compartir” con nosotros: la playa perfecta, el tataki de atún perfectamente “emplatado”.

La basura bonita no nos sirve para nada pero ahí está, nos ayuda a matar el rato que antes matábamos escuchando música o hablando entre nosotros.

Esta saturación de contenidos hace que estos sean insostenibles en dos formas:

La saturación intelectual: Sin darnos cuenta, esta ciberbasura ocupa nuestro tiempo, ocupa nuestra atención, y complica la búsqueda de conocimiento o historias relevantes. Malgastamos recursos, tiempo y atención.

Así, Mientras el 50% de la población mundial no tiene acceso a internet, ¿Alguien ha tenido la sensación de que podría haber leído un buen libro en lugar de estar dando likes a fotos de gatitos?

Pero la basura bonita es sólo la parte más visible del problema, tal vez la peor parte es lo que no se ve..

Expongo mi propio caso como ejemplo:

Desde 2010 que existe Instagram he subido a esta red 1.917 fotos, un promedio de 273 fotos al año, 5 fotos por semana.Tal vez no les parezca mucho.

Pero aquí no estoy contando los contenidos que NO he publicado. Cada foto o video que hago con mi teléfono se almacena en mi cuenta de Dropbox en donde en los mismos siete años he subido más de 23.000 contenidos entre fotos y vídeos, unos 3.500 al año, unos 10 por día, y que pesan alrededor de 100 gigabytes, es decir el equivalente a lo que podrían ocupar las series completas de Game of Thrones, Breaking Bad y Mad Men, sólo que mis fotos son mucho menos entretenidas. Y están ahí, descansando, en LA NUBE

En La Nube está la segunda parte del problema:

La insostenibilidad ecológica: Además de la basura bonita, está la basura invisible: cada foto o video, cada giga que se sube a la red y que es almacenada en “la nube”.

¡Qué gran nombre ese de la nube! una nube blanca, limpia, tersa, y con forma de algún animalillo.

Pues buen, la nube en realidad son fortalezas gigantescas llamadas data centers, que están repletos de servidores func y que tienen un impacto ecológico del que se habla muy poco.

Hablemos de la nube:
  • El centro más grande del mundo está en Langfang, China y ocupa 60 hectáreas, es decir unas 82 veces la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.
  • En el mundo hay unos 7.500 centros de datos. Y este número crece a un ritmo de 21% cada año .
  • Esta energía que se necesita para alimentarlos y  enfriarlos representa el 40% de los costes operativos de estos centros de datos
  • Que en conjunto consumen el 3% de la producción de energía eléctrica a nivel mundial
  • Y finalmente se espera que para 2020 el 8% de los nuevos centros de datos que se construya se mantengan con energía verde.

Pensemos en esto. Mientras todavía quedan más de mil millones de personas sin acceso a energía eléctrica, otros gastamos energía en alimentar nuestro ego a base de likes.   

Conclusiones:

Internet es uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad. Y al igual que pasó con los coches o con los aviones, a nosotros que somos la primera generación de usuarios de internet nos toca aprender a usarlo y llevarnos los peores raspones.

No se trata de no subir más cosas, sino de pensarlo dos veces antes de hacerlo. ¿Este video e interesa a alguien? ¿Es útil? ¿Es relevante?

Pensemos en que en internet ya hay más contenido en internet del que vamos a poder consumir en toda nuestra vida y en la de nuestros nietos.

Pensemos que esta basura bonita e invisible nos hace perder el tiempo y tiene un coste energético.

Pensemos antes de dar a publicar. No publicar también es compartir.

FullSizeRender

About the author

Roger Casas-Alatriste

Roger Casas-Alatriste (Toronto, 1975). Productor de contenidos digitales es con más de 12 años de experiencia como periodista, fotógrafo, guionista, videoblogger y marketing en compañías como Columbia Tristar, SportsYA! Inc. y MobuzzTV.

En 2010 funda El Cañonazo, productora de contenidos transmedia especializada en branded content.

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.