Sin categoría

Otro Día, En Extranjería

Otro Día, En Extranjería
Escrito por root

Desde la primera vez que estuve ahí, hace cuatro años cuando hice 11 horas de cola para que luego me rechazaran la solicitud por una imprecisión en un documento, hasta el día de hoy, las visitas a la Delegación de Extranjería de la Avenida de los Poblados en Madrid resultan siempre una experiencia nefasta.

En los últimos cuatro años he acudido para hacer todos los trámites concernientes a mi permiso de residencia y trabajo: ingresar solicitudes, poner huellas digitales y recoger credenciales -la original y dos renovaciones-  más las muchas otras veces que hay que regresar al día siguiente por tener información errónea sobre los documentos a presentar, o por no saber las fechas u horarios en los que se reciben (los teléfonos de información están colapsados siempre y en la entrada al edificio hay fotocopias improvisadas que dan ciertas instrucciones sobre algunos procesos) por lo que calculo que voy a la Brigada de Aluche una media de tres veces al año.

En mi penúltima última visita -en noviembre del año pasado- un Policía Nacional, al ver que algunos tiritábamos incluso estando ya dentro del edificio luego de haber esperado por casi cinco horas fuera de éste bajo temperaturas gélidas, nos instó -casi nos pidió- que rellenáramos una hoja de reclamación. Poca gente sabe que éstas están disponibles, y menos gente se anima a rellenarlas por miedo a que esto pueda influír negativamente en sus trámites de extranjería, eso sino contar que después de esas infames esperas uno lo que más quiere es regresar a casa a derrumbarse.

“Ustedes son los únicos que pueden cambiarlo” nos arengó el policía. Los tres o cuarto aludidos coincidimos que era una idea razonable, aunque al final yo fuí el único que hizo la reclamación. El propio policía me ayudó a conseguir la hoja y un boli para que la rellenara. Mientras escribía, hablamos de las condiciones infrahumanas a las que se expone la gente que acude a la delegación y de la mala leche y los oídos sordos de las autoridades. Yo no lo podía creer, era la primera vez que hablaba dentro de ese edificio con un español de tú a tú.

De cualquier manera, al salir de la delegación tenía en el cuerpo la misma sensación de maltrato que aquella primera vez. Después de todo, había  pasado cinco horas a la intemperie, habíamos sido acarraeados de un patio a otro, con mínimos lugares para sentarse, recibiendo llamadas de atención desde un altavoz cuales presos, y con la tensión constante de que cualquier listo puede colarse en la fila si se lo propone.

La primera vez que estuve ahí, en pleno agosto madrileño, me pertreché con sandwiches, fruta y 4 litros de agua que prácticamente ni toqué, porque a las 9 de la mañana, luego de 4 horas de cola, tuve que hacer una excursión a unos matorrales en la parte posterior del edificio antiguo (entonces abandonado, ahora demolido) Hospital de la Cárcel de Carabanchel para orinar, porque en la zona de espera –por llamarle de alguna manera a ese patio infecto– no había baños públicos, y en las cercanías no hay cafeterías ni bares hasta la estación del metro de Aluche, que está casi a un kilómetro de distancia. Da la impresión de que la Brigada está ubicada en un punto estratégicamente alejado del centro.

Entonces entedí que si la espera sería larga -al final fueron 11 horas de cola- no debería tomar demasiada agua porque en un par de horas la cola llegaría más allá de los matorrales que me habían servido de orinal, por lo que tendría que buscarme otro lugar, además de correr el riesgo de no llegar a tiempo a alguno de los pases de lista organizadas por la misma gente en espera, para mantener el orden y alejar a quienes se intentan colar. La dependencia nunca ha expedido fichas o listas para respetar el orden de llegada, y toda señalización es improvisada.

El otro detalle que me sorprendió entonces fue la cantidad de basura. Todo el patio y los soportales del hospital abandonado estaban cubiertos por los desperdicios producidos por los cientos de personas que habían hecho cola el día anterior. A eso de las 11 de la mañana aparecieron unos camiones de limpieza, de los que bajaron personas que barrieron toda la basura, amontonándola en varios lugares alrededor del patio, para luego irse sin recogerla, por lo que se podía deducir que aquellos desperdicios habían sido producidos a lo largo de varios días

Aquel aparente orden –siempre autogestionado por quienes esperábamos- se rompió cerca de las tres de la tarde, cuando faltaba una hora para que se abrieran las puertas (en aquel entonces el horario público de aquellas oficinas comenzaba a las 16:00 horas), que fué cuando varios grupúsculos de personas comenzaron a arremolinarse en la entrada para colarse. Muchos lo lograron, porque los policías que se supone controlaban la entrada, no estaban por la labor.

Cuatro años después, algunas cosas han cambiado: el patio del hospital, que entonces era donde se “ordenaban” las diferentes colas, está vallado debido supongo a la reciente demolición de la antigua cárcel de Carabanchel. La gente ahora hace cola en un párking no pavimentado, donde por cierto ya se han acondicionado 2 letrinas (dos) portátiles que alguien supondrá que suficientes para los cientos de personas que pasan ahí a diario.

De ahí en fuera, el personal sigue siendo casi el mismo, incluso ya hay caras que suenan familiares. La gente que va a hacer trámites acude con resignación y miedo al regaño por cualquier cosa. Cuando llega el día que me toca ir por allá, me cargo de buenas lecturas; ropa cómoda para la ocasión (dependidendo si hay que lidiar con frío o calores extremos); y sobre todo de mucha actitud porque el que va a la Avenida de los Poblados sabe que hay mucha mierda por delante que soportar. Aún así, hay días como el viernes pasado que por más que uno se mentalice, queda una sensación de derrota de la dignidad propia que no creo que sea necesaria para realizar un trámite administrativo.

Estoy seguro que muchos de los que salen de ahí tienen la misma intención de denunciar y de contar lo que ahí pasa, pero como siempre la situación es de desventaja -la de un cuidadano de segunda- además que poca gente sabrá de los medios para hacerlo, ya sean hojas de reclamación, defensores ciudadanos, asociaciones, blogs, etc… que este malestar se queda enterrado en un lugar lejano como lo es la Delegación de Aluche, un paraje inhóspito, perfecto para ocultar todo lo que ahí sucede.

Cuando aquel Policía nos sugirió lo de la hoja de reclamación, creí inicialmente que se trataba de otra actitud altanera e sarcástica como las que suelen tener los funcionarios de aquella delegación. Luego de unos segunos me dí cuenta que iba en serio. Antes de despedirnos me extendió la mano y me dijo “Aqui hace falta gente como usted”, a lo que yo le respondí exactamente con la misma frase.

Enlaces Relacionados:

– En Cámara Abierta 2.0

– Making Of: Inmigrante con Vídeo y Twitter…

[Intégrate]

About the author

root

33 Comments

  • Pues si, las cosas se pueden hacer mejor: Yo hice estos trámites en Holanda hace años (como ciudadano EU es mero trámite, y se hace cada 5 años, con otras nacionalidades es anual) y tenían oficinas confortables y preparadas. Aunque era larga la espera y las probabilidades de equivocarse en algún papel y tener que volver eran altas, y entonces se esperaba varias veces, la verdad es que era cómodo. Y allí también tienen un alto porcentaje de inmigrantes.

    Y ya que es posible hacerlo, y deberían mejorarlo por humanidad, deberían hacerlo también incluso por mero interés:

    Hace unos meses me contanban el caso de una multinacional india, cuyos directivos, a pesar de tener grandes inversiones en España, no venían (e invertían menos de lo que podrían), por el obligado paso por estranjería y su extrema incomodidad.

    Hay una cosa que está bien, y es que por el mero hecho de tener dinero o un cargo importante, no se tienen beneficios a la hora de hacer el trámite. La democracia, la igualdad de oportunidades y de trato funciona bien. Pero hombre, habría que igualar por lo alto, no por lo bajo.

  • Es una vergüenza, y aún da más vergüenza que no hagamos nada. Estuve trabajando un año en la calle Los Madrazo, y recuerdo las colas y las broncas cuando alguien se colaba, que había en la comisaría que había allí. Y lo cierto es que seguís siendo ciudadanos de segunda aunque la economía de este país haya vivido durante años de vuestra fuerza de trabajo.
    Lo siento.

  • Gracias por mostrarnos la realidad de muchos a los de aqui, que hemos nacido en un país donde el cruzar fronteras no supone inconvenientes…Creo que debemos dejar de procuparnos tanto de tanta crisis económica y ocupémonos de mejorar las mediocres condiciones del que quiere y necesita etrar en nuestro país.
    Bienvenidos!

  • Gracias Roger por compartir. No hacen falta palabras para ciertas cosas, aunque en este caso la música suaviza la realidad.

  • Muchas gracias por todos sus comentarios. Llevaba más de cuatro años queriendo contar aunque fuera algo de lo que se vive por ahí, aunque esta es sólo una parte de mi versión.

    Como bien apunta Fernando hay otras formas de hacer las cosas y también el tener un sistema ineficiente tiene otras consecuencias.

    Saludos,

  • Entiendo y he vivido en carne propia lo que cuentas y lo que sale en el video. Yo siempre he salido temblando, con ganas de llorar, aun cuando no haya tenido ningún problema con mis trámites. Simplemente el tiempo de espera, la tensión constante: que no se te meta alguien por delante, que no se arme una bronca, que no te echen la bronca por cualquier tontería…que la persona que te atienda no te ponga mala cara, que no te encuentre defectos donde no los hay, etc.
    Aun asi he escuchado gente decir «es lo que hay, si tienes que hacerlo, pues habrá que hacerlo». Decir que son los menos, que mis amigos españoles se indignan cuando ven esto (mi novio, español y madrileño, me acompañó en un par de ocasiones para hacerme más fácil la espera y lo flipó totalmente) y saben que no estamos aquí para «colapsar el sistema ni vivir del cuento», que mucho de lo que tienen es por el trabajo de esa gente que va a hacer colas épicas en Extranjería, y que a pesar de todo muchos otros estamos aquí por amor…a una persona o tal vez al arte…

  • Coincido con todo lo que se ha dicho antes en estos comentarios. Imágenes como esta son las que nos deben avergonzar.

    Enhorabuena, Roger. Un vídeo buenísimo. De los que se ven varias veces seguidas.

  • @Lez: ese es exactamente el punto, y comparto la sensación. No se trata de un sólo factor sino de muchos que se juntan excatamente ahí y que hay que ir bien mentalizado para aguantar. Y tienes razón también en que quienes dispensan ese trato son sólo una minoría de la buena gente que hay por aqui.

    @Rafa: muchas gracias. Para esos está, para verlo cuantas veces sea necesario.

    @Cosultor Anónimo: Una vez más, muchas gracias por haber compartido esto con tantísima gente.

  • Siento vergüenza de mi propio país. Soy trabajadora social de un centro social (no madrid), y trabajo a diario con gente que padece lo mismo que tú. Extranjería en mi ciudad funciona igual de mal, con el incoveniente que las colas se forman en pleno centro de mi ciudad.
    En mi propio centro social somos apenás 3 funcionarios para atender a una población de 45000 habitantes. ¡Imposible! Nuestra lista de espera de atención esta en septiembre.
    Los españoles estamos acostumbrados a un maltrato por parte de las instituciones y a no reclamar nuestros derechos.
    Aplaudo tu decisión poner una queja, porque es el único medio cívico para conseguir que los que gobiernan se den cuenta de que no nos gusta como lo estan haciendo.

  • Me alegro de no haber sido el único que considera denunciable esta situación. Es verdad, cualquier trámite con la Adminsitración (y especialmente en Madrid, donde todo está desbordado) supone un desquicie para cualquiera. Pero tengo la sensación de que en este caso, además, hay un notable plus de desdén hacia los «extranjeros», como si el mero hecho de serlo fuese un eximente para no prestar una atención de calidad. O al menos, digna.

  • Como español, lo siento.

    Como futuro funcionario (si tengo suerte :P) intentaré en la medida de mis posibilidades, mejorar estas situaciones.

  • Ni modo Roger, en Madrid me comentan que es una tortura cualquier trámite de extranjería, que horror. Lo peor es que en España en general, el mal servicio no se limita a ese rubro, en el Registro Civil es horrible también!!! Con decirte que para nosotros desde la primera visita para saber la documentación para casarte, hasta la boda, nos llevamos 11 meses!
    Al principio pensaba que todos esos problemas para los trámites me sucedían por ser extranjera, pero la triste realidad es que se extiende por todo el sistema, hay una burocracia horrible! pero es así para todos: extranjeros y nacionales.
    Cabe destacar que yo estuve haciendo mi papeleo para NIE y para boda en Barcelona y por lo menos te diré que en extranjería no fue tanto rollo porque recién han descentralizado la chamba y en un sitio vas a la cita, en otro a las huellas, en otro recoges el NIE… En lo que más me tardé fue en las huellas, pero tan sólo 4 hrs. (que tampoco es para aplaudirles, vdd?)
    La verdad da mucha tristeza que haya un trato tan malo y en esto siempre me viene a la mente aquellos inmigrantes que no se pueden quejar porque tienen mucho que perder y que son tratados con la punta del zapato..
    En fin, dos sugerencias: si para la próxima tienes chance de hacer las cosas mediante un gestor, será el dinero mejor invertido de tu vida y otro tip: dicen que los trámites son más fáciles en las ciudades pequeñas (si te es posible, según el trámite)
    Saludos y que para la próxima te sea más leve!

  • Hola Roger! Mi nombre es Carol, soy amiga de Pilar Lobo Moreno.He visto tu video en Facebook ya que Pilar te habia dejado un comentario. Me ha gustado mucho tu video… Desgraciadamente aqui en Sevilla pasa lo mismo, a menor nivel que en Madrid esta claro pero si que pasa… La semana pasada me robaron el bolso y me tocara meterme en la cola de extranjeria de Plaza de Espanna para solicitar un nuevo NIE… A ver cuantas horas y cuanta paciencia necesitaré para llegar a tener mi maldito numero de residente…
    Animo a todos los que estais pasando por esto…
    Un beso.

  • Afortunadamente todos no tenemos igual experiencia. Vivo hace tan sólo cinco meses en Sabadell, Barcelona. El primer día que fui a las oficinas de extranjería de la policía local, llegué a las 9am, me entregaron un turno por el que llamaron y me senté en una sala de estar con temperatura confortable, con baño y máquinas expendedoras automáticas. Aunque esperé un poco más de 3 horas, la atención fue muy buena, me faltó un documento por lo que me explicaron amablemente y bien detallado lo que debía hacer para que tener todo correcto la próxima vez, y me entregaron un «pase» para que en la siguiente visita no hiciera la cola otra vez, y entonces logré hacer todos los trámites en un sólo momento y lugar.

    Es evidente que la mayor diferencia está en la demanda de atención de ambas oficinas y quizás en un poco de organización. Personas buenas o desagradables, por fortuna o desgracia, encontramos en cualquier lugar.

  • Querido Roger,
    Hasta ahora, no habia tenido tiempo de verlo bien, como decirte…he ido muchas veces a Aluche y otros sitios en estos 8 años como extranjera en madrid y aunque «Ha mejorado» la última vez que estuve ahí y me costo 2 bronquits por las horas a la lluvia e intemperie, fue igual de mala solo que quizas por ser la última lo mire con otros ojos.
    Era una batalla piscologica de cada uno de los que estabamos en la cola, de los funcionarios que acaban también como gritaba una » como verduleros y locos» ellos mismo se lo creen en ese mar de acciones y medidas absurdas. Y los que estamos ahí con ese «miedo», inseguridad, fragilidad, vulneran tu paciencia, tu entereza, como si se tratara de una «prueba» de superar, y luchas para no claudicar. Decir que ese día vimos desfilar a los subsaharianos que deportaban saliendo de una de las puertas, una niña de 10 años con las manos destrozadas de lejia temerosa que la regresaran porque no era su día y hora, una mujer con un bebé afiebrado en medio de la lluvia y mal abrigada pero que no tenía de otra, todo tipo de personas que intentan preguntar y eran echados a empujones y zarandeados por los funcionarios desborados….. en fin un dia termina, pero no puedes permanecer inerte frente a todas las personas que diariamente pasan por ese infierno, si homenaje a todos los que hacen la cola diaramente…
    Gracias Roger por poner en video lo que muchos hemos vivido y por lo que les queda, hay que denunciarlo.

  • Roger genial el vídeo, realmente es vergonzoso. Nunca entendí muy bien los sistemas estos de extranjería, no les veo el sentido. De cualquier modo entiendo que deba existir alguna regulación pero no debe de ser una tortura, debería ser algo agil. En fin veamos si gracias a protestas como la tuya la situación va cambiando poco a poco!

    Un saludo.

  • Una vez más, gracias por todos sus comentarios:

    @Consultor Anónimo: ahí está la clave: me ha tocado hacer colas larguísimas en todo tipo de oficinas de la administración, desde marcas y patentes hasta el paro, y ninguna se acerca a cualquiera de extranjería, sobre todo en cuanto a la humanidad de trato y precariedad de instalaciones, y conste que eso es algo que también sufren quienes trabajan ahí.

    @Iris: Eso, más pena me da por toda la gente que no puede ni preguntar en castellano en qué cola se tiene que formar. Ellos son quienes se llevan la peor parte.

    @Antonio, Arguez: no hace falta, no es esta una denuncia contra España o los españoles (que vaya en el terreno que me metería!) sino una muestra en primera persona para las autoridades que administran, aprueban presupuestos y demás, de una situación que ha mejorado muy poco en los años que llevo por aqui, y que en lugar de atender, resulta más fácil ocultar en una zona abandonada en las afueras de la ciudad.

  • Como acompañante de una persona que también ha tenido que hacer trámites en la avenida de Los Poblados, pedí una hoja de reclamaciones para denunciar el estado del patio donde se espera, las colas y la información ambigua, imprecisa y confusa. El funcionario me dijo que para qué quería denunciar si yo era española (ya veis lo qué tiene que ver una cosa con la otra). Le dije que denunciar algo que funciona mal no está en función o no de la nacionalidad; además, por si las personas que hacían cola estabn temerosas de denunciar, lo hacía yo. Ni siquiera sabía dónde estaban las hojas de reclamación, tuvo que ausentarse e ir a por ellas.

  • hola vi tu video en el programa trasla2, mucha humillacion senti cuando fui a poner la huella ,fue el peor dia que he pasado desde que estoy aca y ya pronto me tocara renovar ,lo peor es eso que no sera el ultimo.gracias por denunciar!

  • hola vi tu video en trasla2,y casi lloro mucha humillacion senti cuando fui aponer la huella por un lado estas feliz porque ya eres «legal » pero a q precio ,son tantas cosas que tenemos que denunciar los inmigrantes y se agradeze la tuya .

  • Hola mi nombre es Daysi,y quisiera coentarles lo que me paso este lunes,acudi con mi novio ala avenida de los poblados por segunda vez, ya que la primera despues de hacer esa interminable cola no me aceptaron los papeles segun ellos,por que mi padron esta caducado,la segunda ves que fui despues de volver a esperar una interminable cola,entramos mi novio que es español y yo a dejar la huella en principio nos empezamos a enfadar por que en el pasillo 3 estaba una señora de rizos ,bastante gruesa por cierto ,que no solamente se burlaba de los inmigrante que estabamos ahi si no que tambien nos tiraba las cosas o nos rompia directamente los papeles,cuando ya por fin me llegaba mi turno para dejar la firma no me quisieron dejar las huellas segun ella por que estaba un poco descolorido los papeles para dejar la huella burlandose me rompio la hoja y me dijo que buscara a la persona que me habia hecho la hoja para que me la vuelva a hacer sabiendo que ahi ya no se encontraba nadie ya que era muy tarde y los funcionarios ya se habian ido ,entonces reclamo la chica que estaba delante mio y esta cogio su tarjeta cortandosela por el medio con unas tijeras ,esta se desvanecio y lloro, y esta mujer sonreia y le dijo que si queria quejarse que salga de ahi que ella tenia mucho trabajo ami la señora que era otra funcionaria que estaba a su lado me cogio loos papeles volviendomelo a hacer ,entonces la chica volvio con un vigilante dejo la huellas y la firma entre sollozos por la impotencia y se marcho cuando esta se disponia a marchar la funcionaria llamandola PERRA cogio la hoja de las huellas y se la rompio delante mia,yo mire con indignacion y le dije eso esta diciendo y haciendolo delante de mi,y me dijo con una sino te gusta como trabajamos vuelvete a TU PUTO PAIS,y ya no lo soporte en ese momento estalle y llame ala chica que se habia retirado diciendole que le habia roto los papeles,esta volvio y unos guardia llebandonnos arriba para dejar la queja ,que por cierto en ese dia no eran pocos ,de esta mujer no solo me insulto ala salida y me quisieron detener algunos policias de ahi alegando que la habia insultado caimos en llanto las dos mujeres ahi ,ya no sabiamos que hacer despues de gritos no ocurrio nada esta mujer sigue ahi despues de ver que se han quejado hace años de ella y tratandonos de esta manera es indignante ya que la impotencia que te y la rabia de saber que a ella no le pasa nada y saber que si le caes mal a una de ellas directamente te rompen los papeles y asi perdiendo tu tiempo y no solo tu tiempo si no tu dignidad,e impotencia de saber que las quejas por mas acumuladas que esten a los funcionarios no les pasa nada y si le pones una denuncia sabes que saldras perdiendo que se puede hacer en estos casos cuando la impotencia y la indignacion , estan presentes ,cuando sabes que la justicia no existe en estos casos gracias y sigamos con las reclamaciones haber si pasa algun milagro

  • yo estaba ese dia en la brigada de extranjeria y esa misma señora que usted insulta llamandola GORDA y que desde aqui usted se permite el lujo de insultar (como hizo aquel dia) me ha solucionado los papeles de renovacion a mi y a mis hijos ayudandonos en todo lo que ella ha podido, citandonos con ella para que no vilvieramos a hacer otra vez fila, porque otro funcionario no nos habia informado bien la primera vez que fuimos a poner la huella en febrero.
    es la funcinaria que mejor me ha tratado desde que llevo en españa y voy ya por 5 años.
    no todo el mundo piensa como tu , pero no todos los extranjeros tampoco somos como TU y esa funcionaria gordita tiene todo mi aopoyo, porque tienen que soportar a gente como tu

  • Imagínaos si la persona es hombre joven y musulmán….como mi novio.

    De todos modos, por dar alguna buena noticia, os diré que, efectivamente, fuera de Madrid es igual de indignante el trato en la mayoría de los casos, pero mucho menores las colas y más decentes los sitios. Y os recomiendo que, si como a él y a mí, se os han quitado las ganas de pasar por un rato así, optéis siempre que podáis por presentar los papeles en correos, por procedimiento administrativo. Para las renovaciones, es perfectamente válido, que yo sepa.

    Te gastas algo de dinero, pero te ahorras muchísimas colas y, sobre todo, el cabreo y la impotencia de ver sus caretos de desprecio.

    En general, también recomiendo irse de Madrid a todo aquel que pueda permitírselo. Que consiga su crecimiento la Sra. Aguirre y sus olimpiadas el Sr. Gallardón con su sudor, y con su pan se coman sus colas, sus ambulatorios tercermundistas, su ruido, su contaminación, sus precios de viviendas infrahumanas por las nubes y su maravilla de metro en el que te pasas el poco tiempo que te queda libre yendo de un lado para otro. Con la mitad de sueldo, se vive mejor, en todos los sentidos, en cualquier ciudad pequeña. No me extraña que te traten tan mal en todas partes. Están todos desquiciados.

Responder a Alberto X

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.