ManchaManteles Recomendaciones

Papaya Playa, en la orilla de Tulum

DSCN0002.JPG.scaled1000

La Riviera Maya está plagada de resorts gigantescos que reciben hordas de turistas recién desempacados de vuelos charter y distinguibles fácilmente por pulsteritas que les evitarán la fatiga de entrar en contacto con los mexican pesos.

Entre más al sur viaje uno, los resorts comienzan a escasear y se pueden encontrar lugares excepcionales por su tranquilidad, belleza y por mezclar de forma muy inteligente el encanto de estar en contacto con el entorno con funcionalidades propias de nuestros tiempos. En resumen: en Papaya Playa uno puede amanecer en una palapa de palma por donde se cuele el sol de la mañana, a unos metros del reventar de las olas caribeñas, cubierto por wifi para mirar el correo y por un mosquitero para no servir de desayuno de los mosquitos. Diseño rústico, si me permiten.

El Papaya Playa cuenta con un resturante en la planta alta donde se sirven platos típicos mexicanos, desde el desayuno hasta la cena, y con un bar donde además de la coctelería tradicional del trópico (piñas coladas, tom collins, sexonthebeach…) se prepara una versión muy particular de sushi hecho con pescado y frutas de la zona.

La única queja, vino justo después de pagar la cuenta, cuando el recepcionista casi nos urgió -de una forma no se si torpe, ruda o simplemente con poco tacto- a que subieramos una opinión positiva a TripAdvisor, momentos después de haber desembolsado cuatro agradables noches.

Pues eso.

About the author

Roger Casas-Alatriste

Roger Casas-Alatriste (Toronto, 1975). Productor de contenidos digitales es con más de 12 años de experiencia como periodista, fotógrafo, guionista, videoblogger y marketing en compañías como Columbia Tristar, SportsYA! Inc. y MobuzzTV.

En 2010 funda El Cañonazo, productora de contenidos transmedia especializada en branded content.

Leave a Comment

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.